TESTIMONIOS

Si quieres ver todo lo que han conseguido mis clientas sigue leyendo, al final si te decides te digo cómo puedes ponerte en contacto conmigo.

Zaida Personal shopper

Yo llegué a Zaida porque había ganado muchos kilos en el embarazo. Tenía más volumen y me sentía perdida en cuanto a qué ponerme. Acudí a ella porque venía el bautizo de mi pequeña y no sabía cómo acertar para verme bien en ese día, ahora que mi cuerpo no era el de antes.

Al final, no nos enfocamos en ese evento, sino más en el día a día. Zaida me hizo ver que no estaba tan gorda como pensaba y que la ropa ancha que utilizaba desde el embarazo no me estaba haciendo ningún favor. Me ayudó a identificar las prendas que favorecen a mi figura y conjugarlas para crear diferentes estilos. Empecé a verme de otra forma, aceptando mi cuerpo tal y como es y percatándome que hay muchos tipos de prendas que puedo llevar perfectamente y que me sientan bien. He aprendido a potenciar mis puntos fuertes, algo que se nota en mi estilo actual: he vuelto a utilizar vaqueros y pantalones ceñidos y eso que los tenía desterrados desde antes incluso del embarazo; también he empezado a atreverme con colores fuertes que antes nunca hubiese utilizado y aprendí a verme arreglada sin tener que llevar tacones o zapatos incómodos, lo que fue una gran liberación.


Mi armario ha ganado mucho en versatilidad, tanto en cuanto a tipos de prendas, estilos como colores. Yo ahora tengo más autoestima, me vuelvo a sentir como una mujer joven y deseable, me visto con alegría, enseño mi cuerpo con orgullo y escondo solamente lo necesario. Las compras que hago son mucho más acertadas: compro lo justo y en función a lo que tengo, en los colores y cortes que me favorecen y adapto las tendencias a mí misma en vez de solo limitarme a seguir la moda. Y lo mejor de todo: ¡que a veces me miran por la calle por lo bien vestida que voy! Le estoy muy agradecida a Zaida porque me ha ayudado a reinventarme como mujer y me ha hecho recuperar algo que creía perdido para siempre.

Valeria                 

Antes tenía toneladas de ropa en el armario, muchas cosas repetidas y casi todo en los mismos colores. Compraba algo un día sí y otro día también, muchas veces por impulso y muchas veces por comprar, y aunque tenía muchísima ropa, sentía que siempre iba vestida igual. También al tener talla grande, todo era un poco saco.

Ahora casi no compro ropa, por impulso nada, y por necesidad me cuesta mucho irme a casa con algo, porque soy muy crítica. Lo que sé que no me va bien a mi silueta, ni lo miro, lo que no voy a poder combinar con lo que ya tengo, tampoco. La verdad, es que me da pereza ir de compras, porque para comprar una prenda, ahora tengo que hacer 4 rondas por lo menos. He dado la vuelta a lo que solía llevar, que era justo al revés de lo que mi silueta he aprendido que necesita.

Mi autoestima ha mejorado, sobre todo porque ahora cuando abro el armario, sé que la mayoría de cosas favorecen a mi silueta o los colores van bien con mi piel, todo me vale, y puedo combinar muchas cosas. No pierdo tiempo mirando el armario como lela por las mañanas, y no sufro con ropa que no me vale o no me gustaba y que no me atrevía a retirar. La ropa no es un problema ahora.

Silvia

La gente cercana me decía que tenía mucho gusto, pero yo no lo veía así, siempre le tenía que pedir ayuda a mi hermana. Ahora estamos a más de 100 kilómetros de distancia y necesitaba “independizarme” de la necesidad de ir con ella de compras. También veía que tenía el armario lleno, y aunque quitaba ropa lo volvía a llenar, y buscaba siempre hacer conjuntos. Buscaba taparme, no sobresalir vistiendo. También que todo me conjuntase. Me animó el leer el blog de Zaida. Las cosas que ella decía en su blog son lo que ami me pasaban. Y por dentro quería reducir mi armario, aprender a comprar y tenerlo de tal manera organizado que me pusiera lo que me pusiera sentirme bien.


Ahora tengo el armario reducido de ropa y organizado. Me facilita un montón sobre todo aquellas mañanas que no puedo ni pensar en qué ponerme. También que yo escondía partes de mi con la ropa y al conocer mi silueta me ha roto esquemas. Ahora he de sacar partido a mis caderas y trasero, con lo que me lo he escondido yo. También saber que hay ropa que me disimula otras partes y las compensa ha sido otro aprendizaje. También que ya no voy al tun tun a comprar, antes he pensado y sé a lo que voy. Y a mí que tanto me costaba ir de comprar, ahora me voy por puro placer o paso rato viendo por internet. Otro descubrimiento.


Yo estoy encantada, porque está siendo un proceso. Todavía me lo tengo que creer y dedicarle más rato, compensa en el día a día. Zaida es encantadora y una apasionada de su trabajo, te lo transmite y hace que a ti también te guste el arte vestirte con tus características y particularidades. Ella siempre está disponible, te ayuda, te asesora y te anima, muy importante.

Loles                 

Mi situación con la ropa y con mi imagen era caótica. Me explico,nunca he sabido llevar muy bien son "las pistoleras", realmente mido 1,60 y peso 64 kilos , que no es mucha desproporción. Siempre me he comprado la ropa en función de lo que me gustaba y no de lo que a mi cuerpo le sentaba bien. Ahora he aprendido, antes de comprar a lo loco, pararme y ver, de lo que me gusta, lo que le va bien a mi cuerpo. A conjuntar los colores, el tipo de vestido que se adapta a mi cuerpo. Trabajo cinco días a la semana y mi ropa era un poco de todo y de nada, nunca sabía qué ponerme para una ocasión especial y tengo en mi dormitorio un armario ropero de tres metros y medio lleno de ropa pero ahora por fín sé lo que tengo que ponerme y con la mitad de ropa.

Estoy encantada

Maria Jesus

Me han solucionado mis problemas es mirar la ropa con un punto de vista más actual, estaba un poco perdida al estar en una edad (63 años) en la que no quería vestir como una jovencita ni con la batita estampada en blanco y negro de nuestras abuelas, incluido moño bajo en la nuca; por ese motivo el sport chic me ha abierto todo un mundo de posibilidades a partir de unas deportivas blancas que sabiamente combinadas me hacen sentir a la moda y sobre todo cómoda; he aprendido a combinar ropa como nunca hubiera pensado, ha tener el armario ordenado por colores y todo ello sin hacer un desembolso económico cuantioso.

Hay en mi forma de vestir un antes y un después al haberte conocido y estoy super contenta por ello, por no hablar de la seguridad que se obtiene al dar una imagen, como decía un buen amigo mío, elegante a la par de discreta y arriesgada y atrevida cuando quiero destacar.

Paz

.

Adquirí el programa de Zaida por encontrarme con ese agobio que te da, el tener el armario lleno de ropa y la sensación de no tener nada que ponerme. Siempre me ha interesado la moda y he sido de “encapricharme” de un modelito, probármelo , verlo monísimo y después ,.., no llegar a ponérmelo, por no encontrar la ocasión en que me encajara, por no saber con qué combinarlo, o peor , acabar comprando otra cosa al no tener con que ponermelo, y esto “mil veces”.( El hombre tropieza dos, tres y las que vengan, en la misma piedra, al menos a mi me ha pasado)

Zaida me ha descubierto mi silueta, me ha enseñado cómo a través de la ropa puedo potenciar o estropear mi imagen., a realizar compras inteligentes, porque no todo vale. Antes de sus consejos, compraba lo que me gustaba, sin pararme a pensar, si me favorecía o, no, ,si tenía con qué combinarlas, si encajaba en ropa de cada día..Ha hecho que me fije en como debe ser el cuello, el largo de la chaqueta, las cremalleras, los bolsillos, el estampado,…etc-, antes veía la prenda sin fijarme nada más en sí me gustaba o no. Ahora sé que tengo que comprar

Carmen

Siempre he sido muy coqueta y después de mis dos embarazos, mis tácticas para verme bien ya no me servían. Mi cuerpo había cambiado y yo también. Dí con Zaida en un momento en el que estaba totalmente perdida respecto a la ropa.

Ahora miro y veo la ropa de otro modo. Cuando voy a comprar, sé lo que necesito y cómo lo necesito, por lo que hay cosas que ni siquiera miro. Las compras se hacen más placenteras y cuando llego a casa, lo que me gustaba en el probador me sigue gustando.

Eli

tras acabar el curso, lo primero que sucedió es que ví mi armario con ojos completamente diferentes. De repente, todo mi armario era “igual, repetitivo” y sobre todo, ¡siempre me ponía lo mismo!, no tenía prendas distintas entre sí, ni las que tenía me ofrecían un buen abanico de combinaciones. Todo era igual.

Llego la hora de hacer los deberes: vaciar mi armario. Dejé en él solo las prendas que ahora sabía que me sentaban bien según mi forma, aquellas de colores diferentes, y saqué del cajón complementos que nunca usaba pero que me hicieron ver que pueden cambiar completamente un look. ¡Lo hice incluso con los bolsos!. El resto lo guardé, lo doné o lo tiré según el estado de la prenda.

Coloqué todo como me dijo Zaida y ahora de un vistazo veo todo lo que hay y elijo y coordino con mucha más facilidad. Hice una pequeña lista de la compra con un par de prendas y complementos que no tenía y que ahora sabía que me sentarían bien, además de saber que combinarían bien con el resto de ropa que ya tenía.

Ahora me arriesgo con cosas distintas, me pongo o compro prendas que antes ni hubiera imaginado y aquellas prendas que tenía pero que no eran acordes a mi forma, las compenso con complementos u otras prendas para minimizar el efecto que hacían sobre mi figura. Eso también aprendí, que aunque una prenda no sea acorde a tu figura, puedes usar otras prendas o complementos para compensar ese efecto y poder seguir usándola.

Desde entonces ha cambiado totalmente la forma de “mirar” y “ver” las prendas. Ahora sé mejor qué elegir, cómo combinar y el “por que” de ello.

Personalmente,  fue un grandísimo acierto, sin ninguna duda. En mi caso, totalmente recomendable. ¡¡Gracias Zaida!!

Rosa                 

¿Quieres que trabajemos juntas?

Puedes ponerte en contacto conmigo escribiéndome un Email a hola@zaidapersonalshopper.com , mandándome un WhatsApp al 661 49 88 38 o reservando tu cita gratuita directamente en mi agenda aquí.

Si quieres hablar con alguna de estas mujeres que ya han trabajado conmigo también me lo puedes pedir con total confianza y te daré su contacto en privado.